La verdadera enfermedad ósea que padecieron Ramsés II y otros faraones egipcios

La espondilitis anquilosante es una enfermedad que causa inflamación en las articulaciones de la columna vertebral y se pensaba que afectó a diversos miembros de familias de la realeza en el Antiguo Egipto. Ahora un nuevo estudio rebate esta afirmación, encontrando en su lugar una dolencia degenerativa de la columna vertebral, llamada hiperostosis esquelética idiopática difusa, en momias de la realeza egipcia de la Decimoctava Dinastía y hasta principios de la Vigésima.

La espondilitis anquilosante forma parte de un grupo de enfermedades inflamatorias que afectan a mucha gente en el mundo; según algunos estudios, aproximadamente al uno por ciento de la población. Solo en Estados Unidos, la cifra de afectados de más de 15 años de edad se calcula en 2,4 millones. La más habitual en esta familia de enfermedades reumáticas es la espondilitis anquilosante, que causa dolor y agarrotamiento en la espalda, y puede llevar a la fusión entre huesos de la columna vertebral.

En la hiperostosis esquelética idiopática difusa, el endurecimiento de ligamentos a lo largo de las vértebras de la columna vertebral ocasiona agarrotamiento en la parte alta de la espalda, y puede afectar a otras articulaciones en el cuerpo. Si bien la hiperostosis esquelética idiopática difusa puede parecer similar a la espondilitis anquilosante, es de tipo degenerativo y no de tipo inflamatorio.

En investigaciones previas para las que se utilizaron imágenes de rayos X, se obtuvieron resultados que parecían indicar que tres faraones (Amenhotep II, Ramsés II, y su hijo Merenptah) mostraban señales de espondilitis anquilosante. En el actual estudio, llevado a cabo por la Dra. Sahar Saleem, de la Escuela Kasr Al Ainy de Medicina en la Universidad de El Cairo, Egipto, y el célebre egiptólogo Zahi Hawass, antiguo director del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, se utilizó tomografía computerizada, una tecnología de toma de imágenes más sofisticada, para estudiar trece momias de la realeza egipcia del período 1492-1153 a. C. y determinar si estaban presentes signos de espondilitis anquilosante o de hiperostosis esquelética idiopática difusa.

Se descartó una diagnosis de espondilitis anquilosante debido a la ausencia de los rasgos indicativos, mientras que se detectó la presencia de señales claras de hiperostosis esquelética idiopática difusa en cuatro faraones (Amenhotep III, de la Decimoctava Dinastía; Ramsés II, su hijo Merenptah, y Ramsés III, desde la Decimonovena Dinastía hasta principios de la Vigésima).

El equipo de investigación tuvo en cuenta que el proceso de momificación puede a veces inducir cambios en la columna vertebral.

Fuente: noticias de la ciencia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies