La espondiloartritis axial es una enfermedad que ejerce una gran influencia sobre el paciente debido, en parte, a su variada sintomatología (pérdida de la movilidad, dolor crónico, agotamiento físico, etc.), lo que provoca, a su vez, un gran impacto negativo en la calidad de vida del paciente.

Así lo constata el “Atlas de la espondiloartritis axial en España 2017”, cuyos datos revelan como el 21% de los pacientes con espondilitis ha recurrido a ayuda psicológica y/o psiquiátrica, porcentaje preocupante si lo comparamos con el 5% de la población general.

De hecho, el informe constata que el 70% de las mujeres y el 60% de los hombres con Espondilitis está en riesgo de padecer problemas de salud mental, lo cual pone de relieve un importante malestar psicológico y el padecimiento de depresión o ansiedad. En referencia a este dato, se ha observado como a menor edad mayor es el porcentaje de pacientes en riesgo de mala salud mental, y que a mayor grado de enfermedad peor es el nivel de salud mental de la persona. Ello se relaciona con un mayor nivel de actividad o empeoramiento de la espondilitis durante las edades tempranas de la enfermedad. 

En general, se ha visto que cualquier tipo de limitación en las actividades de la vida diaria tiene repercusiones negativas sobre la salud mental de los pacientes con espondilitis, aunque las actividades de la vida diaria en las que se producen mayores limitaciones son realizar deporte, tareas domésticas, atarse los zapatos, levantarse de la cama o realizar compras. Además, se ha observado que a medida que el individuo va perdiendo la movilidad de la columna se van generando más limitaciones en cuanto a la realización de las tareas cotidianas más sencillas, lo que acaba provocando grandes consecuencias en el estado emocional de la persona.

De hecho, tres de las cinco patologías concomitantes más comunes en los pacientes con espondiloartritis están relacionadas con la salud psicológica: la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño (éstos últimos relacionados en gran medida con el dolor y la rigidez durante las horas de sueño).

A pesar de todo ello, el estudio demuestra el gran trabajo que realizan las asociaciones de pacientes, ofreciendo actividades y aportando información al paciente. En este sentido, se ha puesto de manifiesto que aquellos pacientes que pertenecen a una asociación tienen una salud mental media mejor que los que no pertenecen a ninguna asociación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.