HLA B27

También conocido como: Antígeno HLA-B27
Nombre sistemático: Antígeno leucocitario humano B27

Aspectos Generales

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se tienen síntomas de inflamación crónica como dolor o rigidez en articulaciones e inflamación en ciertas áreas del cuerpo como la espalda (zona lumbar), caderas, cuello y el pecho, o una inflamación de los ojos que causa dolor (uveítis), especialmente si se es un varón y los síntomas han empezado alrededor de los 30 años.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se tienen síntomas de inflamación crónica como dolor o rigidez en articulaciones e inflamación en ciertas áreas del cuerpo como la espalda (zona lumbar), caderas, cuello y el pecho, o una inflamación de los ojos que causa dolor (uveítis), especialmente si se es un varón y los síntomas han empezado alrededor de los 30 años.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

¿Qué es lo que se analiza?

HLA-B27 es una proteína específica conocida como antígeno leucocitario humano o HLA (por sus siglas en inglés) presente en la superficie de las células. También se emplea HLA-B27 para referirse al gen que codifica esta proteína HLA-B27. La prueba HLA-B27 determina la presencia o ausencia de la proteína HLA-B27 en la superficie de los leucocitos.

Los antígenos leucocitarios humanos constituyen un grupo de proteínas que ayudan al sistema inmune del organismo a reconocer sus propias células y a distinguirlas de las que no lo son. Cada individuo tiene una combinación de genes HLA que codifican la producción de los antígenos presentes en la membrana de sus células. La presencia o ausencia de cada uno de estos antígenos crea una combinación propia de estos HLA para cada persona.

Se estima que el antígeno leucocitario humano HLA-B27 se encuentra en el 5-10% de la población. Las personas con HLA-B27 presentan mayor probabilidad de desarrollar enfermedades autoinmunes como espondilitis anquilopoyética (EA), artritis reumatoide juvenil, artritis reactivas (entre las cuales se incluye el Síndrome de Reiter) y la uveítis aislada aguda anterior. HLA-B27 también puede estar presente en personas con enfermedad inflamatoria intestinal y en otros trastornos crónicos.

Si bien HLA-B27 no es la causa de estas enfermedades, existe una mayor prevalencia de este antígeno en los individuos que las padecen. Así, a pesar de que menos de un 10% de la población es positiva para HLA-B27, alrededor del 90% de las personas con EA es HLA-B27 positivo.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

Preguntas Comunes

HLA-B27 se utiliza principalmente para confirmar la sospecha de un diagnóstico de espondilitis anquilopoyética (EA), de una artritis reactiva, de artritis reumatoide juvenil o a veces de una uveítis anterior. La prueba para el HLA-B27 no es diagnóstica de ninguna enfermedad y no puede utilizarse para diagnosticar o descartar una enfermedad. Se usa asociada a una serie de signos y síntomas y a otras pruebas de laboratorio para diagnosticar o descartar una serie de enfermedades autoinmunes como la EA o la artritis reactiva.

La EA y la artritis reactiva son enfermedades crónicas y progresivas, más frecuentes en hombres que en mujeres y que suelen aparecer hacia los 30 años. A menudo los primeros síntomas de estas enfermedades pasan desapercibidos y suele tardarse algunos años en diagnosticarlas, hasta que no se observan los cambios degenerativos en las radiografías, característicos en huesos y articulaciones.

  • La espondilitis anquilopoyética se caracteriza por dolor, inflamación y una rigidez progresiva de la columna, el cuello y el tórax
  • La artritis reactiva se caracteriza por una serie de síntomas que incluyen inflamación de las articulaciones, de la uretra, ojos y lesiones en la piel
  • La artritis reumatoide juvenil es una forma de artritis que afecta a niños
  • La uveítis anterior se asocia a inflamación recurrente de ciertas estructuras en uno o ambos ojos

HLA-B27 se solicita junto con otras pruebas para diagnosticar y evaluar una serie de enfermedades caracterizadas por dolor articular de tipo artrítico, rigidez e inflamación. Entre estas otras pruebas destaca el factor reumatoide (FR), añadiéndose a menudo la velocidad de sedimentación globular (VSG) o la proteína C reactiva (PCR). También se solicita a veces para evaluar casos de uveítis recurrente no atribuible a otras causas.

HLA-B27 se solicita en personas con dolor e inflamación aguda o crónica en la espalda, cuello, pecho, ojos y/o articulaciones en las que el médico sospecha una enfermedad autoinmune asociada a la presencia de HLA-B27. También se solicita a veces para evaluar casos de uveítis recurrente.

HLA-B27 no es una prueba diagnóstica pero proporciona una información adicional, ya que aumenta o disminuye la probabilidad de que el individuo tenga una de las enfermedades autoinmunes citadas.

No es raro que el médico solicite HLA-B27 ante la sospecha de EA en fases iniciales, cuando los cambios característicos en la columna vertebral todavía no son detectables por radiografías.

Si el resultado a la prueba es positivo y la persona presenta síntomas como dolor crónico, inflamación y/o cambios óseos degenerativos (visibles en las radiografías), es muy probable que el individuo tenga una espondilitis anquilopoyética, una artritis reactiva u otra enfermedad autoinmune asociada a la presencia de HLA-B27. Esto es más probable si se trata de un hombre joven que empieza a tener síntomas antes de los 40 años.

Si HLA-B27 es negativo, es más raro que se dé esta asociación. Sin embargo, no puede asegurarse que la persona no presente la enfermedad inicialmente sospechada, ya que un cierto porcentaje de personas con las enfermedades anteriormente descritas es HLA-B27 negativo. De manera similar, el hecho de ser HLA-B27 no implica que se vaya a desarrollar estas enfermedades.

La presencia o no de los antígenos HLA viene determinada genéticamente. Su producción está controlada por genes transmitidos de padres a hijos. Si dos miembros de la misma familia son positivos para HLA-B27 y uno de ellos desarrolla una enfermedad asociada a HLA-B27, el riesgo de que el otro miembro desarrolle una enfermedad similar está aumentado.

A pesar de que las enfermedades asociadas a HLA-B27 son más frecuentes en varones, las mujeres también pueden padecerlas. Sin embargo, los signos y síntomas suelen ser más leves en mujeres.

Con las nuevas pruebas genéticas es posible clasificar los antígenos HLA-B27 en diferentes subtipos. Hasta la actualidad se han descrito más de 70 subtipos distintos, como HLA B27*05 y HLA B27*02. No se sabe todavía como afecta cada uno de los subtipos a la posibilidad de desarrollar una enfermedad autoinmune.

La mayor parte de las veces no se conoce la causa. Sin embargo, en algunas artritis reactivas se da una asociación entre el desarrollo de la enfermedad y una infección previa por microorganismos como ChlamydiaCampylobacterSalmonellaUreaplasma o Yersinia. Se cree que similitudes entre el antígeno HLA-B27 y los antígenos presentes en la superficie de estos microorganismos desencadenarían la reacción del sistema inmune; éste atacaría tanto al microorganismo como a sus propios tejidos, propiciando la manifestación de la enfermedad autoinmune una vez la infección ya se ha resuelto.

Fuente

Fuente

labtestsonline